El color y la psiquis en la arquitectura corporativa son elementos taxativos que representan nuestras emociones y definitivamente influyen en nuestra psiquis. En la arquitectura la elección del color nunca debería ligarse al azar ni a una decisión que no pasó por diferentes etapas evaluativas. Emplearlo es una variante que tiene como objetivo dar un cierre estético a una planificación sobre un diseño que fue largamente rondando en la mente generando muchas ideas.

Los colores fríos, los colores cálidos se van a  utilizar dependiendo del espacio que querramos lograr y, por supuesto,

según el mayor o menor grado de absorción de los rayos solares que presente la zona a trabajarse. Todos estos factores se unen a nuestras sensibilidades y a nuestra propia psiquis.

Escoger el color exacto

Elegir una tonalidad es similar al momento de dar un nombre o identidad a algo. Ella marca el carácter de aquello que queremos hacer notar. Por eso, tanto la arquitectura como el color deben vivir en una relación armónica brindando un espectáculo visual inconfundible que nos de sensaciones vivaces.

Quizá muchos sepan que el color no es una cualidad fija de las formas porque estas pueden cambiar dependiendo de la luz ambiente. Las sensaciones, los sentimientos  se pueden plasmar con fuerza a través de una gama definida.

Se demostró que un ambiente que se decora con colores fríos (azul, índigo, violeta y verde) puede bajar nuestra temperatura y un espacio con colores cálidos (rojo, naranja o amarillo) hilvana características que aumentará o disminuirán con la luz. Otro matrimonio que debería ir siempre de la mano en la arquitectura es la luz y el color.

El color en la arquitectura

Queremos que quede claro que, en términos arquitectónicos, una coloración meditada interviene en las propiedades visuales, en las sensaciones y en las geometrías. Tanto es así que es fuerte en el peso visual del objeto. Aunque suene extraño es factible que de una imagen diferente en la textura superficial de la arquitectura.

El ojo tiene su propia sensiblidad y la manera en que percibe una paleta de colores es, absolutamente, aleatoria.

Lo formal, lo informal, lo moderno o lo arcaico son fácilmente plasmables con una correcta y adecuada opción a la hora de decidir qué lineamiento trazarle a lo que una vez fue un boceto y luego se convirtió en una realidad tangible.

Nuestro equipo está listo para escuchar sus consultas

Contactanos